Menos es más

“Digamos, que tenemos problemas con el rendimiento de nuestro entorno Oracle; ¿Puedes revisarlo más a fondo y proponernos la forma en que mejorarlo?”
En respuesta a esta pregunta, se investigó las licencias de Oracle que fueron adquiridas por un ayuntamiento local y, se aconsejó la realidad actual para la organización. También se han incorporado opciones para aumentar la estabilidad y disponibilidad del entorno de base de datos. Pronto nos dimos cuenta de que las bases de datos de Oracle se encontraban en servidores físicos. ¡Tenía que haber un cambio!
Demasiado trabajo

La mayoría de los municipios en muchos países utilizan bases de datos de Oracle. Compran licencias de Oracle que suponen un alto coste. Muchos municipios también han elegido la licencia Enterprise más completa. Como resultado, el municipio no hace uso de la funcionalidad adicional que se ofrece en esta licencia, pero si se enfrenta a sus limitaciones. Esto debe, por supuesto, cambiar.
La realidad de las licencias de Oracle

Anteriormente, un servidor era más rápido porque la CPU era más rápido. Para la licencia de Oracle Enterprise esto significaba que se podía mantener la misma licencia, y podíamos hace que el nuevo servidor sirviera para aplicaciones más rápidas.
Ahora, a menudo los procesadores son más rápidos porque los fabricantes les proporcionan más núcleos de procesador. El problema con la licencia Enterprise de Oracle es que se paga por cada núcleo del procesador. Cuando usted compra un nuevo servidor, se obtiene un servidor es mucho más rápido, pero contiene muchos más núcleos de procesador que necesitará que la licencia de Oracle deba ampliarse. Será doblemente caro.
Más con menos

¿La solución?

Para la mayoría de los ayuntamientos es una combinación de otra modalidad de licenciamiento combinado con servidores virtuales.
En primer lugar, la licencia Standard Edition de Oracle, es suficiente.
La otra mitad de nuestra solución es la virtualización.
Sin embargo, Oracle no está tan interesado en la virtualización y requiere que los usuarios licencien todos los servidores en un entorno virtual. Lo resolvimos mediante la sustitución de cuatro servidores por dos servidores físicos con VMware, donde se ejecutan múltiples servidores virtuales. La ventaja es que podemos establecer una sección separada para la base de datos Oracle, y sólo se necesita la licencia para los procesadores del cluster.
La gran ventaja para el ayuntamiento es que su entorno de base de datos está ahora más distribuido. En un servidor virtual corren menos bases de datos juntas. Cuando ciertas bases de datos se sobrecargan, la presión es distribuida entre los servidores. El efecto final es que cuando hay problemas con el servidor o base de datos, esto no tiene prácticamente ningún impacto en el resto de la organización. Esto ha mejorado la estabilidad y disponibilidad del entorno de IT, tal u como esperaba el ayuntamiento.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *